Mayor de edad, con 19 años, dijo que tomó la decisión de utilizar el arma reglamentaria de su padre, efectivo de la Policía de Entre Ríos, para efectuar los dos disparos que le quitaron la vida a su expareja la madrugada de este viernes en calles Avellaneda y Artigas, en barrio Tomás de Rocamora de Gualeguaychú.

Luego de su declaración, ayer cerca de la medianoche, Nahir Galarza fue trasladada a la sala 6 de Psiquiatría del Hospital Centenario debido a que se encontraba en estado de shock, asegura Máxima Online. El coordinador de fiscales, Lisandro Beherán, confirmó que está detenida y por ello, el lugar quedó escoltado por dos guardias de la Policía, publica El Día.

Los jóvenes habrían compartido la noche del jueves en el domicilio de la acusada y luego salieron a pasear en moto. Por motivos que se investigarán y según la propia declaración de Galarza, la joven le disparó a Pastorizzo con el arma 9 mm que luego su padre entregó a las autoridades.

El exnovio de la agresora se cayó al piso y quedó agonizando, atrapado en una de sus piernas por la motocicleta. Un remisero que pasaba por el lugar lo encontró y dio aviso a la Policía alrededor de las 5.20 del viernes. Tanto él como otros testigos vieron que alguien se retiraba del lugar. Todo indica que se trataba de la joven de 19 años. Cuando la ambulancia llegó, ya era demasiado tarde: Fernando Pastorizzo había muerto.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate