Tras el homicidio en Barrio Capibá de Paraná este martes, la Justicia busca determinar si fue un caso de legítima defensa o si se trata de "gatillo fácil", según los términos en los que la Fiscalía avanza en la investigación. Mientras tanto, desde distintos sectores implicados comienzan a manifestar sus versiones de los hechos.

En resguardo de su identidad, la esposa de uno de los dos policías detenidos por el crimen de Gabriel "Cabeza de Perro" Gusmán, de 20 años, habló con el Nueve y manifestó cómo sucedieron los hechos que, a su entender es la versión "verídica, la correcta". En este sentido, negó que haya sido por "gatillo fácil" y aseguró que se defendieron: "Él temió por su vida y agradezco que esté vivo".

"Ante el llamado de una persona al 911, se dirigen los patrulleros hacia esa zona. El primero en responder es el de este familiar mio y su compañero. Cuando llegan, la persona que fallece en ese momento estaba disparándoles, entonces ellos repelen la situación. Lamentablemente, él cae herido y termina falleciendo", explicó.

En este sentido, remarcó que "lo que hizo el 911 fue responder a la llamada de un vecino que pedía la presencia policial. Obviamente, no se esperaba ese desenlace". Además, ante quienes pusieron en duda que "lo dejaron muerto", la mujer afirmó: "Se llamó a la ambulancia, como correspondía. Se hizo todo como se debía hacer".

Por otra parte, destacó que desde el primer momento los uniformados cumplieron con su deber y la Justicia. "Los dos policías involucrados en el hecho, que respondieron y que desde mi punto de vista hicieron todo correctamente según el procedimiento, quedaron automáticamente a disposición de la Fiscalía, como corresponde y está establecido en el reglamento de la Policía".

Desde esta perspectiva, rechazó las versiones de los familiares de la víctima que cuestionaron el accionar policial. "Hay muchísimas versiones que no son para nada exactas. Ellos están sujetos a derecho, que es lo que corresponde y saben que hicieron todo según el procedimiento, todo hecho correctamente, por eso están a disposición de las Justicia".

Respecto del estado de salud y cómo se encuentra el efectivo policial, manifestó: "Sé que está bien y esperando para declarar. Está a disposición de la Fiscalía para cuando se lo requiera, que es lo que corresponde".

¿Gatillo fácil?

El fiscal Gonzalo Badano fue quien solicitó que fueran demorados los policías, mientras investiga si se trata de legítima defensa o gatillo fácil, según sus términos. Esto motivó un interrogante durante la jornada de ayer por parte de esta Redacción para plantear la duda que surgió a partir de las versiones de los allegados de Gusmán.

Al respecto, la mujer cuestionó: "Canal Nueve puso eso en Facebook entre signos de pregunta. Yo digo, ¿piensan bien cuando hacen esa clase de declaraciones en un medio de comunicación? Tendrían que apoyar a la Policía, a las fuerzas que nos protegen siempre".

En este sentido, remarcó la importancia de las fuerzas. "El ciudadano siempre tiene a la Policía como respaldo y siempre que hay un problema se quejan de la Policía. Todos los necesitamos y ellos están siempre. Hicieron todo correcto, estoy segurísima y pongo las manos en el fuego", sostuvo.

Por otro lado, recordó que "el 911 tiene que atender todas las llamadas que entran y en las distintas zonas de Paraná". Consultada si su esposo conocía a los implicados, dijo no estar segura.

Asimismo, destacó el apoyo interdisciplinario que reciben. "Se les brindó ayuda psicológica para el momento, porque para ellos también están impactados. Más allá de que están entrenados y saben que es parte del trabajo, uno no espera un desenlace como ese, por eso desde las fuerzas se los contiene", finalizó.

Comentá y expresate