El abogado defensor de Romina Duraez, la enfermera imputada en la causa con el cirujano Daniel Ojeda, solicitó que se revea su situación y que se le otorgara la prisión domiciliaria, atendiendo que ella es madre de tres hijos menores. La Fiscalía se opuso ya que está alojada en la Comisaría de la Mujer y puede ser visitada las veces que sea necesaria.

Duraez manifestó que estuvo en el momento de la intervención a la víctima, Iris Amaro, le extrajo sangre antes de realizar la intervención y luego se fue con la otra enfermera.

OJEDA LA HABRÍA OBLIGADO

Además, corroboró que amenazó a su compañera -Fernández-, inducida por el médico, quien la habría presionado a Duraez para que su compañera no cuente nada. La mujer declaró después de 12 días del hecho, estando imputada y en compañía de su abogado cuando los otros testigos se presentaron espontáneamente, lo que podría constituir un agravante.

Todos estos elementos fueron suficientes para el juez de garantías, que determinó continuar la prisión preventiva de Duraez en la comisaría, publicó Diario El Sol.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate