La ministra de Desarrollo Social y vicegobernadora electa, Laura Stratta, dio detalles de las determinaciones del gobernador Gustavo Bordet en relación a la asistencia social de la población, que ayer se analizaron en reunión de Gabinete. “Es tremendo lo que está pasando”, definió.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Stratta comentó que “el gobernador ya venía indicándonos y dentro de la agenda pública era prioridad el desarrollo de los programas de desarrollo social y de salud pero en orden a los últimos acontecimientos, la disparada del dólar, el proceso inflacionario y el impacto que esto tiene en vastos sectores de la población, el gobernador marcó ante el Gabinete que la prioridad está puesta en las políticas alimentarias y la atención sanitaria de la población”.

En ese marco, informó que “hubo una reunión previa con el ministro de Economía (Hugo Ballay) para analizar todo lo que tiene que ver con la readecuación y ampliación de las partidas presupuestarias para atender esta demanda que es cada vez mayor”.

Reconoció en ese sentido que “permanentemente tenemos la presión de la demanda de las tarjetas sociales, de las instituciones escolares, y en función de esta situación que estamos atravesando analizamos cómo movernos de ahora en adelante para poder atender la demanda con el presupuesto que se necesita y marcando dónde estará puesta la mirada”. “Estamos con procesos de licitación, se vuelve difícil la entrega de ciertos productos, y hay toda una serie de medidas y de cuestiones que tenemos que analizar en conjunto y movernos en bloque para atravesar estos meses difíciles y acompañar a los sectores más vulnerables de la sociedad”, definió.

Además, la ministra describió que “en general la demanda ha crecido en toda la provincia, aunque por las características poblacionales todo el centro norte siempre requiere más estrategias del Estado pero también en Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay hay un entramado social que está roto, que es delicado porque las decisiones que se han tomado en la macroeconomía de verdad que han golpeado mucho y no solo a los sectores que tradicionalmente se acompañaba y eran destinatarios de los programas del Ministerio sino también a los emprendedores, comerciantes, asalariados, a los jubilados, a las mujeres, y por eso se está articulando mucho con el Copnaf y el Ministerio de Salud para atender la primera infancia”.

“La verdad es que en general la demanda fue aumentando desde mediados de 2018 en adelante y se ha ido profundizando con el tiempo, por eso es importante poner en valor el equilibrio fiscal que logró el gobernador y que también con nuestros recursos estamos haciendo frente a estos momentos difíciles y por eso hay que cuidarlos y priorizar”, sentenció.

En tal sentido, marcó que “hay muchas experiencias que crecen al calor de atender necesidades insatisfechas, que tienen que ver muchas veces con la alimentación, por eso la prioridad en el Ministerio va a ser garantizar en estos meses –en el marco de las políticas alimentarias- las diferentes estrategias: comedores escolares, comedores comunitarios, tarjeta social, tarjeta de riesgo nutricional, tarjeta de celiaquía, y módulos alimentarios complementarios”.

Respecto de la situación de los comedores, explicó que “los escolares están íntegramente a cargo del Ministerio, mientras que los comunitarios son experiencias que el Ministerio acompaña pero la partida se comparte con una institución intermedia, como Suma de Voluntades o Cáritas, de acuerdo al planteo que haga la institución”.

“Lo cierto es que cada vez son más, por eso tomamos la decisión hace 20 días de salir a hacer relevamientos barrio por barrio porque aparecen a dos cuadras de diferencia pero atendiendo distintas demandas, y ahora estamos habilitando nuevas tarjetas, supervisando los espacios donde se da de comer, porque muchas veces sucede que no están las condiciones dadas para ello y se brinda una copa de leche; también se financia con los municipios los Centros de Desarrollo Infantil o guarderías. Es decir que hay un sinfín de formatos donde llegamos, pero en Paraná y en Concordia se ha dado muchísimo la aparición de estas experiencias que necesitamos relevar para poder tomar decisiones”, apuntó.

Reconoció además que en los comedores “se atiende a familias enteras y por eso se está fortaleciendo la estrategia con los adultos mayores, porque entes eran los niños, después aparecieron los papás y ahora también tenemos que atender a los abuelos, es compleja la situación y se ha ido profundizando”.

En función de eso, sostuvo que “hubo que readecuar mucha partidas y ahora las vamos a tener que ampliar nuevamente porque queremos atender y acompañar a la gente, pero está va en paralelo a un proceso inflacionario que tiene impacto muy fuerte en los alimentos, por eso tenemos problemas de provisión en algunos comedores, y hay un sinfín de situaciones y contextos que hay que abordar, que son diferentes de acuerdo a las características de la población pero que se dan con estas dos variables: el proceso inflacionario que impacta en los alimentos y el aumento de la demanda permanente que se ha ido atendiendo con recursos propios”.

Por otra parte, mencionó que “también se trabaja con los centros de salud y tenemos una tarjeta de riesgo nutricional, porque hay situaciones que requieren mucho más que un plato de comida”. “Es tremendo lo que está pasando y tratamos de abordarlo interministerialmente, con el Copnaf, con Educación, los centros de salud, y tratando de analizar cada caso. Estamos fortaleciendo redes para atender las particularidades que suponen cada chico y cada situación que se presenta”, concluyó.

Fuente: Análisis Digital

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate