El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, aseguró que la cuarentena en ese distrito “deberá seguir hasta, por lo menos, el mes de agosto”.

Desde los primeros días de la llegada del coronavirus a Argentina y hasta hoy, Chaco se instaló cómodamente como la provincia con mayor cantidad de contagios después de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires.Hasta el momento, según datos oficiales, tiene 660 casos confirmados, 35 muertes y una tasa de letalidad del 5,30%.

En este sentido, Capitanich explicó que la provincia se encuentra atravesando la Fase 4 de la pandemia, porque tiene un promedio de 25,4 días de tasa de duplicación de casos, cuando el límite inferior es de 25.

“Esto fluctúa de acuerdo al surgimiento o no de casos”, señaló en diálogo Radio La Red, y remarcó que la continuidad del aislamiento debe ser con una “cuarentena administrada” y con un sistema “de análisis inteligente”.

“El 94 % de los casos están en Resistencia. La mayor localización de casos está en el macrocentro y los casos activos están prácticamente curados. Tenemos mayor capacidad de testeo”, explicó.

“El tema de la discusión no es si se vuelve o no a fases, me parece que esa es una discusión cerrada. Es un problema que lo tenemos que visualizar en términos de modelos de convivencia con el COVID-19”,manifestó. En este contexto la provincia implementó un sistema de autoevaluación sistemáticatres veces a la semana a través de la red de teléfonos celulares junto con la administración del flujo y regulación de la circulación de tránsito y el seguimiento de as camas ocupadas del sector de salud privado y público. “El sistema de salud se está adaptando a la demanda”, señaló.

“La adopción de estas medidas, junto a otras, nos permiten coexistir con el coronavirus –aseguró Capitanich– pero también nos obliga a ser extremadamente rigurosos en la protección de las personas con factores de riesgo y la localización geográfica”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate