Los sanatorios de Concordia corren peligro. La devaluación y la consecuente suba de elementos de vital importancia para su funcionamiento pone en jaque a varias instituciones, como el Garat, Concordia y el Instituto de Pediatría.

"A partir del 11 de agosto se produjo una devaluación que ha generado que los precios de los insumos, medicamente y gases tengan un aumento desmedido, que quedan al descubierto de los valores que tenemos a los convenios con obras sociales" señaló al Nueve, Carlos Arizabalo, propietario del Sanatorio Garat . Y agregó: "Si no se soluciona esto, peligra seguir haciendo las prestaciones por inviabilidad financiera.

Mirá la nota completa.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate