Con temperaturas que llegaron a los 36 grados y elevadas sensaciones térmicas, se emitió un alerta amarilla en Entre Ríos y la región. En ese sentido, brindan recomendaciones para evitar golpes de calor y otros inconvenientes.

"Un golpe de calor es una desregulación de nuestro sistema de mantenimiento de la temperatura de nuestro cuerpo", explicó Lautaro López, de Defensa Civil de la Provincia de Entre Ríos, en diálogo con Canal Nueve Litoral.

"En nuestra provincia, la combinación de calor y humedad hace que nuestro sistema falle, incluso en días como hoy, que no tenemos exposición directa al sol", detalló.

"Los primeros síntomas no son muy fáciles de determinar. Se da un malestar general, pero a medida que va progresando el golpe de calor, se produce la deshidratación, pérdida de electrolitos, que son unos componentes de la sangre. Y eso sí puede empezar a producir síntomas como calambres, temblores, mareos, pérdida de conocimiento, desmayos y golpes producidos por esos desmayos o convulsiones", indicó.

"Si identificamos el malestar hay que tratar de ponernos a resguardo en un lugar fresco, con ropa liviana, hidratarnos mucho: lo ideal es agua, pero si no cualquier bebida que no sea alcohólica, y tratar de no comer cosas pesadas que son de digestión lenta", señaló López.

Conocé más detalles:

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate