Se descargó en las redes sociales, la mismas que durante el inicio de este fin de semana fueron el canal para difundir una información falsa y malintencionada. Lo mencionaban como víctima fatal de un accidente de tránsito.

No solo lo daban por muerto sino que además le asignaban la condición de alcoholizado al momento de esa situación que nunca ocurrió.

El dato circuló a última hora del sábado y pronto se viralizó a partir de la publicación de una cuenta llamada Pilar a Diario.

Embed

Pronto el caso se convirtió en hashtag #QEPDBrancatelli, con miles de comentarios que entre la ironía y la sorna casi que celebraban algo que no ocurrió.

Brancatelli es un habitual protagonista de cruces en las redes sociales a partir de sus desempeños en televisión y también con cada uno de sus posteos, casi siempre punto de partida para alguna polémica.

En este caso se ocupó de manifestar su malestar e indignación por jugar con una cuestión tan fundamental como su propia vida. Y culpó de la situación a los “trolls”, tal como se llama a usuarios de redes contratados para viralizar y generar determinadas tendencias.

"La imbecibilidad no tiene límites. Joder con algo así. Preocupar a mi familia, amigos y conocidos con una broma de tan mal gusto. No se puede caer tan bajo. Se ve que a alguien le molesto. Gracias por alargarme la vida. Sigo viendo Netflix. Hay Brancatelli para rato", publicó en sus cuentas de redes.

Acotó: "Gracias a todos los que se preocuparon. A los que me llamaron o escribieron. Un ejército de trolls corrió la versión que había fallecido en un accidente con el HT #QEPDBrancatelli. No tienen límites", escribió a sus casi 400000 seguidores.

El periodista, acostumbrado a las agresiones más duras desde las redes, consideró que esta vez se superó un límite y anticipó que pedirá una investigación para que se avance con una causa penal que permita identificar y juzgar a los responsables.

Comentá y expresate