El avión ruso Antónov An-124, uno de los más grandes del mundo, que llegó en noviembre del año pasado para sumarse a la búsqueda del submarino ARA San Juan con un grupo de rescate y el robot sumergible teledirigido denominado Pantera Plus, dejaría su misión entre los primeros días de marzo.

Con la salida de Rusia del operativo, la Argentina se quedará con los cuatro buques operativos que seguirán las tareas de localización del ARA San Juan en el Atlántico Sur, pero no cuenta con un robot sumergible para seguir a 1.000 metros de profundidad la búsqueda. Es que el aparato no tripulado de Rusia, el Pantera Plus, está dotado de un sonar que escanea el fondo del mar.

Según trascendió, ante esta disyuntiva el ministro de Defensa Oscar Aguad instruyó a la Armada a poner en marcha un esquema alternativo para seguir con el operativo de búsqueda. Así, se contempla llamar a una licitación internacional para contratar un robot sumergible del estilo de Rusia.

La otra posibilidad que maneja el Ministerio de Defensa es el de comprar el robot sumergible que tiene un costo estimado de 4 millones de dólares.

Pero también se maneja una tercera alternativa para seguir con el operativo de búsqueda del ARA San Juan que es el de lograr un acuerdo con alguna compañía internacional que se dedica a emprender búsquedas bajo el acuerdo de un pago de recompensa establecido. Sólo se le paga si se encuentra el submarino.

Según trascendió en los últimas semanas, entre las empresas que podrían llegar al mar argentino está la que encontró al Titanic en el fondo del océano.

En el Gobierno están acelerando los procesos para llevar adelante cualquiera de estas posibilidades para seguir adelante con un "completo y profundo" operativo de búsqueda.

Fuente: Minuto Uno.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate