Kim Kardashian presentó esta semana el pedido formal de divorcio a su marido, Kanye West, tras siete años de matrimonio. Los motivos de la separación estarían relacionados, principalmente, a la crisis que enfrentó la pareja el año pasado y a las graves acusaciones que realizó el cantante sobre su esposa y su familia.

Si bien fuentes cercanas ambos afirman que esperan que el divorcio sea lo más amigable posible, lo cierto es que Kim ya contrató a una de las abogadas más temidas de Hollywood, Laura Wasser, según informó TMZ. Sin embargo, la empresaria y su ex ya encontraron un punto en común: compartirían la custodia de sus cuatro hijos North, Saint, Chicago y Psalm. Además, como firmaron un acuerdo prenupcial no se espera que haya una batalla por la disposición de los bienes.

Los problemas de la pareja comenzaron a mediados del año pasado, cuando Kanye quiso aspirar a la Presidencia de los Estados Unidos. En uno de sus actos, el rapero reveló que él y Kim pensaron en abortar a su primera hija, North. Esto enfureció a la empresaria, ya que la niña podría verse afectada por semejante declaración pública.

Kanye, que fue diagnosticado con trastorno bipolar, volvió a ponerle los pelos de punta a su esposa días más tarde al embarcarse en una ola de tuits contra ella y su familia. "Pongo mi vida en Dios para que la mamá de North nunca la fotografíe haciendo Playboy", fue tan solo uno de los fuertes mensajes que escribió el rapero contra su entonces pareja.

Comentá y expresate