"Fue una actividad coordinada con Adán Bahl, que puso a disposición el Recinto. Vinieron de todos los bloques. Inclusive algunos legisladores nos convocaron a un encuentro para dialogar. Nuestra misión es despertar a la ciudad y llevarle a los representantes del pueblo este problema para que nos escuchen" remarcó Héctor Fischbach, uno de los miembros de la organización, en contacto con el Nueve.

De la disertación participó además el defensor del Pueblo, quien expuso las causas por las cuales considera que los vecinos de la Toma Vieja tienen razón en la cruzada contra la traza elegida: "El defensor del Pueblo nos apoya. Acá no estamos teniendo derecho a la información, porque no sabemos en detalles qué dicen los estudios de impacto. Esto nos preocupa desde lo ambiental, pero también porque es un problema de salud pública".

En ese marco, el vecino detalló: "Vinieron diversas organizaciones de Paraná, Santa Fe y Diamante. Acá hay una clara violación a la normas ambientales, además de que se va a afectar al túnel y a la planta potabilizadora. Pero lo más grave es lo que va a pasar con el camping de la Toma Vieja, que es el más grande de la zona, donde más de 30 mil personas asisten en verano, y que será arrasado por este proyecto".

INICIATIVA POPULAR

Fischbach adelantó además que los integrantes de Despierta Paraná elaborarán un proyecto de ley que ingresarán por ambas cámaras, haciendo uso del mecanismo de Iniciativa Popular: "Necesita siete mil firmas, pero conseguiremos 20 mil o 30 mil".

"La lucha continúa y la ganaremos. Con la resistencia popular, en el marco de las instituciones, vamos a impedir que se haga allí la cabecera" finalizó el vecino.

Comentá y expresate