El Himno argentino volvió a sonar en estos Juegos Olímpicos de la Juventud. Bajo el cielo gris del Parque Urbano, en Puerto Madero, todo fue luz para Agustina Roth e Iñaki Iriartes, quienes finalizaron primeros en la prueba conjunta de BMX freestylecon Alemania y le brindaron a la Argentina la segunda medalla de oro en Buenos Aires 2018.

Las caras lo dicen todo. Será parte de esa inocencia que aún conservan y expresan en cada movimiento lo que les permitió soltarse en la pista y brillar ante muchísimos fanáticos que se acercaron a alentarlos. Iñaki vuela y sonríe; Agustina, enfocada, agradece luego de su segunda presentación. Se complementan en forma simétrica. "Le tengo mucha fe a Iñaki", le había dicho Roth, luego de sus dos actuaciones, a Clarín. Y así fue.

Pero las emociones a flor de piel no son fáciles de controlar para estos jóvenes deportistas que deben comportarse como adulto pero se les escapa la niñez en cuanto se descuidan. "Me explotaba la cabeza, no sabía que pensar. Si escuchar a la gente, si escucharme a mi. Me vi bien, sentir a la gente y que me haya dado esa energía para salir y dar lo mejor fue buenísimo", relató Agustina. Aunque la chica de Bahía Blanca encontró refugio rápidamente :"Me descargué con mi mamá. Apareció llorando y lo que me salió fue abrazarla y descargarnos juntas".

En la única modalidad de esta disciplina, los participantes cuentan con dos presentaciones, cada una de un minuto, en la que deben exponer sus cualidades libremente. Luego de las dos salidas, el puntaje más alto será el que se sume al de su compañero. Roth registró 74 puntos en su segunda vuelta y quedó por detrás de su par alemana Lara Lessmann. Las sensaciones en el ambiente apuntaban a un segundo lugar, como la propia Agustina expresó. "Sabía que era muy difícil superarla, porque tiene un don con la bici. Pero la idea era acercarse lo máximo posible", explicó con cierta tranquilidad.

A continuación, llegaría el turno de Iriartes, ese chico que viaja por el mundo y se "nutre constantemente", como él mismo cuenta. Los presentadores apenas terminaron de nombrarlo que el público explotó. La expectativa de medalla era grande en el ambiente. Y la bici de Iñaki voló por los aires. Tanto lo hizo que superó en sus dos performances al alemán Evan Brandes. La segunda aparición fue estelar. Con ella, totalizó 83.33 puntos y superó a Brandes, que sumó 82.

Con esos números, argentinos y alemanes igualaron en el primer puesto y, así, compartieron la medalla dorada. Y la felicidad, claro, también fue por duplicado. Es que mientras Iñaki se sacó la remera y festejó con el público, Agustina se abalanzó con una bandera argentina que no paraba de flamear. La segunda medalla de oro, en la disciplina que tuvo su estreno en el olimpismo en Buenos Aires, se paseaba con ellos.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate