"Se vuelven a replicar conductas y estereotipos de género, que hablan de violencia simbólica. Hay una menor de por medio, una incitación al consumo de alcohol y el incentivo al desnudo frente a un público fundamentalmente de varones. A eso se le suma la difusión a través de redes. Por todo eso hay responsables" señaló Calveyra, en contacto con el Nueve.

La funcionaria provincial agregó que los principales apuntados deben ser los mayores de edad: "El que está en la locución y los dueños del lugar. De hecho hay una interpretación a medias de la ordenanza municipal, que si bien permite el ingreso de menores de entre 14 y 18 años a los locales bailables, pone restricciones de horarios".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate