Este jueves, Ebrahim Raisi, el nuevo presidente iraní, juramenta su cargo frente al Parlamento del país en momentos de crisis económica por las sanciones a Irán impuestas por países occidentales y crisis sanitaria por la pandemia de Covid-19.

Raisi fue elegido en los comicios de junio y este jueves jura su cargo ante el Parlamento. Medios iraníes informan que entonces presentará su propuesta de gabinete.

Su predecesor, Hasan Rohani, fue el encargado de que Irán forme parte del Plan de Acción Integral Conjunto de 2015 junto con otras seis potencias occidentales, en el que se estableció que se levantarían las sanciones a Irán a cambio de que limite su actividad nuclear. Pero en 2018, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retiró unilateralmente del acuerdo a Irán y reimpuso sanciones al país centroasiático.

El mandato de cuatro años de Raisi comenzó el martes, cuando fue inaugurado por el guía supremo, el ayatolá Ali Jamenei. En Irán, el presidente es el segundo funcionario de mayor rango en el país, después del líder supremo.

Luego de la inauguración por parte del líder supremo, el nuevo presidente se refirió a las sanciones impuestas por Estados Unidos y dijo: "creemos que la posición económica del pueblo no es favorable, tanto por la hostilidad de nuestros enemigos como por las flaquezas y problemas dentro del país".

A la ceremonia de juramentación asistirán los presidentes de Irak y Afganistán, y los presidentes de los Parlamentos de Rusia, Sudáfrica y Siria, entre otros.

Enrique Mora, el negociador nuclear europeo, también estará presente. Según la prensa local, el miércoles se habría reunido en Teherán, la capital iraní, con el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif. Las negociaciones para volver a incluir a Irán en el acuerdo de 2015 han avanzado, sobre todo con la administración de Biden, pero desde la última reunión en junio, no se ha estipulado una nueva fecha de discusiones.

Ebrahim Raisi es conocido como ultraconservador, perteneciente a la tradición chiita del Islam y fue nombrado jefe del poder judicial en 2019, dos años después de que perdiera contundentemente frente a Rouhani en las últimas elecciones presidenciales.

Se lo señala como uno de los cuatro jueces que formaron parte del llamado “comité de la muerte”, que en 1988 emitió de manera secreta la sentencia de muerte para unos 5.000 presos encarcelados cerca de Irán, según informa Amnistía Internacional.

Sin embargo, Raisi nunca expresó nada al respecto de estas acusaciones contra él.

Para muchos analistas, el perfil conservador de Raisi anticipa lo que será una disminución en las libertades sociales y un control más estricto sobre las actividades, principalmente las de las mujeres.

Comentá y expresate