La fiscalía de San Isidro ordenó este domingo el allanamiento del domicilio y el consultorio privado de Leopoldo Luque, el médico que atendió al exfutbolista en el último tiempo, en el marco de la causa en la que se investigan las circunstancias de la muerte de Diego Armando Maradona.

En ese marco, Luque quedó imputado como homicidio culposo por la muerte de Diego. Los procedimientos se dieron luego de la declaraciones de Dalma, Gianinna y Jana, las tres hijas del ídolo, publicó Olé.

Uno de los procedimientos ordenados por el juez de Garantías sanisidrense Orlando Díaz se llevaba a cabo en un domicilio de la calle 30 de Septiembre al 1800, de la localidad de Adrogué, en la zona sur del conurbano, donde se encuentra médico del astro futbolístico fallecido el miércoles pasado.

Comentá y expresate