Las precipitaciones que azotaron las provincias de Henan y Hebei en China fueron las más intensas en 100 años y provocaron inundaciones, cortes en las vías de acceso, destrucción, 51 muertes y muchos heridos.

En Zhengzhou, capital de la provincia de Henan, se devastaron 44.000 hectáreas del terreno cultivado y las estimaciones de los daños materiales se han multiplicado, llegando aproximadamente a los 10.000 millones de dólares.

Los operativos de rescate se centraron en retirar a las personas que habían quedado atrapadas en las estaciones del metro, que en algunos casos se inundaron por completo.

La Oficina Meteorológica de Pekín informó que se espera que las lluvias continuarán durante los próximos días.

Esta semana, la cantidad de agua alcanzó el equivalente a las precipitaciones de todo un año, y en la localidad de Hebi, en Henan, se registró el máximo récord de agua acumulada en 24 horas: 675,5 milímetros de agua de lluvia entre el miércoles y el jueves.

El presidente Xi Jinping calificó las inundaciones y los desastres provocados como “sumamente graves”, y otras autoridades subrayaron que “este tipo de lluvias se suele ver una vez cada 1.000 años”.

Las tormentas se han ido desplazando hacia el norte de la provincia, provocando el desbordamiento del río Weihe y la evacuación de miles de personas de las localidades cercanas como consecuencia.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados

Las Más Leídas