Un peligroso delincuente que estaba preso desde febrero por un homicidio vinculado al narcotráfico se fugó de un hospital de La Matanza donde permanecía internado esposado de pies y manos luego de que aparentemente los tres policías que lo custodiaban se quedaran dormidos, informaron fuentes policiales y judiciales.

La fuga del detenido, identificado por los investigadores como Nahuel Nicolás Medina (22), se registró a las 3 de la madrugada del viernes en el Hospital Simplemente Evita de la localidad de González Catán, en el mencionado partido del oeste del conurbano de Buenos Aires.

Según las fuentes, Medina estaba internado en la habitación 108 del primer piso del centro de salud y aprovechó que una mujer policía que estaba de consigna a su cuidado se quedó dormida en una silla a su lado y le robó la llave del candado de las esposas.

Fuente: Télam.

Comentá y expresate