En la medianoche de este martes, el chofer de taxi Martín Rojas dela ciudad de Santa Fe tomaba su último pasaje en la zona de Aristóbulo del Valle y Galicia. Nunca imaginó que el muchacho "bien vestido" que subió a su auto le iba a terminar robando el poco dinero que tenía en la billetera; y mucho menos que el destino del viaje con fines delictivos sería la casa del delincuente.

El "pasajero" le dijo que se dirigía a Pasaje Koch al 1000 en Guadalupe Oeste. Cuando estaban por llegar a destino, tan solo unos metros antes donde se encuentra el cruce de la vía a la altura de calle Avellaneda, amenazó al chofer y le pidió la recaudación. Este no se resistió y le entregó el dinero que tenía.

Rojas pensó que el ladrón iba a escapar por los terrenos ferroviarios, pero no fue así. Lo vio entrar a la dirección que le había indicado en el inicio del pasaje: su propia casa.

Asombrado por la insólita situación se encontró con un compañero que estaba en la estación de servicio de la esquina de Pasaje Koch y General Paz. En minutos fueron varios los taxis que se convocaron en el lugar y detrás la Policía, que según contó Rojas, había sido llamada desde de la vivienda a la que ingresó el ladrón, publicó Uno.

En el lugar se vivieron momentos de tensión entre los tacheros que reclamaban la detención del joven y la devolución del dinero, y la Policía que resguardaba la vivienda.

A su vez, los taxistas denunciaron que el padre del joven ladrón es un policía en actividad y que su madre es jubilada de la fuerza.

Los taxistas no se movieron del frente de la casa del delincuente hasta que pasadas las 3 de la madrugada la Policía se lo llevó detenido.

Comentá y expresate