Steve Kerr, entrenador de Golden State, intentó romper la monotonía de una temporada larga de NBA y decidió darle a sus jugadores el protagonismo durante los tiempos muertos y los Warriors aplastaron 129-83 a los Suns de Phoenix.

A falta de unos días para el Juego de las Estrellas, que se disputará este fin de semana, Kerr pareció buscar una nueva fórmula para captar el interés de sus jugadoresentregando la pizarra táctica a varios de ellos durante los tiempos muertos.

Los lesionados Draymond Green y Andre Iguodala tuvieron la mayoría de las oportunidades. Kerr pasó los descansos fuera del círculo de jugadores mientras ellos dibujaban las jugadas y discutían las estrategias. La iniciativa funcionó bien contra unos Suns en horas bajas, que son el primer equipo en sufrir 40 derrotas esta temporada.

Luego del encuentro, Kerr explicó su decisión: "Se los dije tras el último partido, les dije que íbamos a hacerlo, que este es su equipo".

"Creo que es una de las primeras cosas que tienes que tener en cuenta como entrenador. No es tu equipo ni del dueño, es el equipo de los jugadores. Nosotros como entrenadores podemos guiarlos, pero no controlarlos", agregó y fortaleció su discurso: "Ellos determinan su propio camino. Creo que no hemos enfocado bien las cosas en el último mes y creí que es lo que había que hacer.Se comunicaron bastante bien y dibujaron algunas jugadas muy buenas. Fue una gran noche para ellos".

Embed

Comentá y expresate