"Deseo manifestar mi absoluta responsabilidad en la grabación. Fue realizada por mí, con mi celular, sin conocimiento ni intervención de otra persona, y el mismo fue enviado vía WhatsApp a tres “amigas” y algún familiar para hacerles una broma (mala broma)", dice la disculpa difundida por los responsables de la casa velatoria, presuntamente firmada por la autora de la filmación.

Además, el texto sostiene: "Me deslindo de cualquier manipulación u otras intencionalidades de quienes lo viralizaron" y aclara: "No soy empleada de la cochería" sino que "me encontraba allí circunstancialmente esperando a mi madre y en momento que quedé sola tuve la ocurrencia de hacer eso".

"Jamás pensé, quise ni imaginé la múltiple difusión y estado público adquirido; y menos aún la indignación generalizada. Es por ello que deseo pedir públicamente perdón a quienes pude haber faltado el respeto, ofendido o herido en sus sentimientos, muy especialmente a familiares y allegados del fallecido, a mi madre, a la cochería “La Oriental” por mi inapropiada, ingenua e inmadura conducta", agrega.

Y concluye: "Ojalá esta “mala experiencia” nos haga reflexionar sobre exposición de hechos, actos y/o el uso/abuso que hacemos a la ligera de las redes sociales y medios o modos de comunicación que la tecnología nos ha puesto a disposición. Reitero mis más sinceras disculpas".

Por otro lado, en diálogo con AHORA, Analía González, de Cochería La Oriental, se refirió al "nefasto video" y reiteró su "indignación y repudio" por lo sucedido. "Esta persona no pertenece a la empresa; respondo absolutamente por mis empleados", subrayó, al tiempo que indicó que la empresa planea emitir "un comunicado oficial, según asesoría legal".

Descargo joven video.jpg

EL TEXTO COMPLETO

A LA OPINIÓN PUBLICA

Atento el estado público por la múltiple difusión de un video tomado en sala velatoria de Cochería “La Oriental”, por la presente deseo manifestar mi absoluta responsabilidad en la grabación (video y audio). La grabación fue realizada por mí, con mi celular sin conocimiento ni intervención de otra persona, y el mismo fue enviado vía WhatsApp a tres “amigas” y algún familiar para hacerles una broma (mala broma); sin difundir a nadie más por esa u otras redes sociales y por lo que me deslindo de cualquier manipulación u otras intencionalidades de quienes lo viralizaron. No soy empleada de la cochería y/o Sr. Miguel A. LARRONDO, encontrándome allí circunstancialmente esperando a mi madre y en momento que quedé sola tuve la ocurrencia de hacer eso. Jamás pensé, quise ni imaginé la múltiple difusión y estado público adquirido; y menos aún la indignación generalizada. Es por ello que deseo pedir públicamente perdón a quienes pude haber faltado el respeto, ofendido o herido en sus sentimientos, muy especialmente a familiares y allegados del fallecido, a mi madre por defraudarle, al Sr. Larrondo y a quienes integran cochería “La Oriental” por mi inapropiada, ingenua e inmadura conducta. Ojalá ésta “mala experiencia” nos haga reflexionar sobre exposición de hechos, actos y/o el uso/abuso que hacemos a la ligera de las redes sociales y medios o modos de comunicación que la tecnología nos ha puesto a disposición. Reitero mis más sinceras disculpas.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de la Educación Sexual Integral en las escuelas?

Debe ser obligatoria en todas las escuelas
Debe darse sólo en escuelas públicas
No se debería dar en las escuelas
ver resultados

Las Más Leídas