La Policía de Estados Unidos rescató a cuatro nenes que vivían un infierno en un establo en Texas. Tras ser alertados de una pelea doméstica, los agentes llegaron al lugar, pero se encontraron una situación inesperada: dos pequeños se encontraban encerrados en una jaula para perros y otros dos estaban cubiertos de excremento y orina.

El caso fue descubierto por los agentes el martes por la mañana, luego de que se movilizaran al lugar por una llamada que reportó la pelea entre la pareja que vivía en esa casa.

Al llegar a la vivienda e iniciar una conversación con el hombre y la mujer, los comisarios escucharon las voces infantiles. Primero vieron a dos pequeños, de uno y tres años, y luego se percataron de la presencia en la jaula de los otros dos, de 4 y 5 años.

El jefe adjunto del condado de Wise, Craig Johnson, señaló que los nenes fueron llevados a revisión al Centro Médico de Cook en Forth Worth. "Encerrar a un niño, en cualquier momento, en una jaula para perros es inaceptable", dijo a la cadena estadounidense NBC.

Por su parte, el alguacil Lane Akin contó: "Había mucha comida dentro del establo, pero el refrigerador y los armarios habían sido cerrados con llave para que los niños no pudieran entrar a buscar comida".

Mientras los cuatro pequeños fueron atendidos, los adultos quedaron detenidos por cuatro cargos de peligro infantil y trasladados a la cárcel del condado de Wise.

La pareja fue identificada como Andrew Joseph Fabila y Paige Isabow Harkings, ambos de 24 años. La mujer es madre de los cuatro nenes, en tanto el hombre, que tenía cortes en la cara cuando fue detenido, es padre de uno, publicó TN.

Comentá y expresate