Los tres hombres detenidos el domingo por la Policía de Entre Ríos por ocasionar incendios en la zona de islas, a la altura de Villa Constitución (Santa Fe) serán indagados este martes en la ciudad de Victoria. Sus familiares aseguran que son apicultores de la zona que estaban haciendo un cortafuego para proteger sus colmenas del avance de las llamas. La Justicia investiga por estas horas la verosimilitud de esos dichos.

LEER MÁS: Delta: cuarto detenido por ocasionar incendios en las islas

"Hagan lo que tienen que hacer, pero agarren a los verdaderos culpables. Tienen a tres personas inocentes que solo quieren cuidar lo que tienen, que laburan todo el año rompiéndose el lomo para conservarlo", dijo a La Capital Juan Cruz, de 25 años, hijo y hermano de los detenidos en el marco de un fin de semana largo signado por la multiplicación de focos de quemas en toda la región.

Se trata de tres personas, Daniel H., de 54 años, y sus dos hijos Rodolfo, de 22, y Adán, de 18, quienes viven en Villa Constitución. Si bien cada uno tiene su trabajo como albañil, en verano, cuando es la época de cosechar la miel, toda la familia cruza a la isla a trabajar durante tres o cuatro meses, que es lo que dura la temporada. Ya en otras oportunidades perdieron colmenas por las llamas voraces de las quemas. Por eso, cada vez que empieza a verse el fuego, viven en alerta.

Todo comenzó el sábado, cuando les avisaron que había focos en la isla cerca del terreno. Daniel, que hace 25 años se dedica a la apicultura, cruzó con prisa junto a sus dos hijos menores. Cuando llegó, el fuego estaba a dos metros de las construcciones. Junto a las personas del lugar, trabajaron codo a codo toda la noche tratando de detenerlo.

El domingo al mediodía se encontraban cortando el pasto, juntando la basura y haciendo un contrafuego a unos 20 metros para que no llegue al rancho de madera que tienen allí. Se trata de una estrategia de combate de incendios que consiste en prender un foco intencional que queme la vegetación en una franja que impida que el fuego avance, dejándolo sin material combustible. Es utilizado por bomberos y personas con conocimiento del terreno, de forma defensiva para evitar que se esparzan las llamas.

Pero mientras realizaban esas tareas llegó la policía y se los llevó detenidos e incomunicados sin permitirles dar explicaciones. Les secuestraron los celulares y una lancha a motor con la que cruzan. El domingo declararon en Arroyo Seco, y después fueron trasladados a Victoria. Iban a ser indagados este lunes por el juez federal de Victoria, Federico Martín, pero por el feriado se pasó para la jornada de este martes.

Mientras tanto, la familia no sabe si se perdió todo lo que tienen en la isla porque nadie lo está defendiendo, y se quedaron sin bote para cruzar. "Años anteriores nos pasó lo mismo, perdimos la mitad de las colmenas, herramientas y una construcción que teníamos para trabajar. Lo que había era lo poco que pudimos conservar. Pero no sabemos si la casilla está en pie o se quemó todo, porque el fuego sigue avanzando y no tenemos cómo llegar hasta allá", contó el joven con angustia.

Fuente: La Capital

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Causa Vialidad ¿qué pensás del pedido de condena a Cristina Fernández de Kirchner?

55.19% Las pruebas presentadas son suficientes. 
44.81% No hay pruebas para acusarla de corrupción.
Total 5463 votos

Las Más Leídas