Es cierto que los incendios en el Amazonas deberían preocuparnos -porque es el bosque tropical más grande del mundo y la principal reserva de oxígeno de la región- pero el hashtag #PrayForAmazonia es injusto, porque los incendios forestales en Brasil representan solo una de todas las áreasimportantes que actualmente se están quemando en el mundo:Paradise, California; Pekanbaru, Indonesia; Irkutsk, Rusia; Condado de Broward, Florida; Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Los incendios, sean devastadores o no, deberían importarnos. Se trata de una problemática global, que es la creciente intensidad de los incendios forestales y la degradación de los bosques, y no de la cantidad de hectáreas arrasadas o qué tan cerca nos encontremos en el mapa del foco de incendio.

Cuando el fuego se apaga queda un ecosistema destrozado, animales sin hogar, suelos desprotegidos, especies nativas en riesgo de desaparecer o desaparecidas y un cementerio de árboles. Una fila de palos y troncos carbonizados... y cenizas.

Con el tiempo, muy tímidamente, comenzará a brotar algo verde en sus ramas. Las sobrevivientes (si las hay) intentarán recuperar su belleza y devolver el lindo paisaje. Pero lo cierto es que cuando un bosque se incendia, no vuelve a ser el mismo, por eso la única solución viable para recuperarlo es la reforestación.

En el marco de los relevamientos sobre incendios forestales llevados adelante por el Ministerio de Ambiente surge que, de 2005 a 2017, más de 8,5 millones de hectáreas fueron víctimas del fuego en todo el territorio nacional, lo que equivale a un promedio anual de 35 veces la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Además de tener un valor ecológico y ambiental, económico, social y cultural, 300 millones de personas en todo el mundo viven en bosques y 1.600 millones dependen directamente de ellos para su sustento. Su preservación y manejo sostenible son estrategias vitales para materializar el desarrollo sustentable.

La Argentina es el segundo país del mundo que mayor superficie de bosques perdió entre 1982 y 2016, solo superada por Brasil y seguida por Paraguay, de acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Nature.

ReforestArg es un programa de restauración ecológica que reunió a varios jóvenes del país para frenar la degradación de los bosques cuya causa no es solo los incendios forestales. Su primera acción fue viajar a Chubut para recuperar las especies de la localidad de Cholila, que fue gravemente afectada por un incendio en el año 2015, en el cual las llamas arrasaron más de 40.000 hectáreas de bosque nativo.

"Impresiona tocar la corteza de los árboles y encontrar carbón", confiesa Santiago Fernández Peña quien trabaja en el área de relaciones institucionales de dicho programa.

Pese a que están trabajando en el proyecto desde hace varios años y llevan cientos y cientos de árboles plantados, Tobías Merlo, Director de ReforestArg, confiesa a Filo.News: "Estamos lejísimos de restaurar todo lo que se perdió. Te diría que estamos en 5% y eso que estamos trabajando con distintas ONG y hay un gran trabajo de la Provincia, pero necesitamos que la gente se involucre un poco más".

"El incendio de Cholila mostró el lado verde de nuestra humanidad. Nos unió en masa, nos llamó a dar, y nos enseño que juntos, somos una fuerza que transforma", agregó.

"Somos 80 personas dejando de lado sus feriados, las comodidades de un hogar, trabajando como voluntarios para devolver un poco de lo que la tierra nos dio. Porque le sacamos todo, todo el tiempo a la naturaleza y pocas veces le damos", dice uno de los voluntarios que viajó a la Patagonia para plantar.

reforest arg.jpg

Causas de los incendios forestales

  • El 95% de los incendios son producidos por la mano del hombre:fogatas y colillas de cigarrillos mal apagadas; el abandono de tierras, la preparación de áreas de pastoreo con fuego.
  • Factores climáticos: falta de precipitaciones, las temperaturas elevadas, la caída de rayos, el bajo porcentaje de humedad, las heladas constantes y los vientos fuertes.

En la Argentina, los incendios forestales se producen en las diferentes regiones y provincias de acuerdo a la época del año. Entre los meses de diciembre a marzo las provincias del sur tienen un elevado riesgo de incendios forestales. Desde el mes de octubre hasta marzo, las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco y Buenos Aires son las que cuentan con mayor riesgo de este tipo de incendios.

Para las provincias de Córdoba, Catamarca, La Rioja, Mendoza, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y todo el norte del país, el riesgo comienza con las primeras heladas de mayo y se extiende hasta el mes de noviembre.

Regalá un árbol

Plantar un árbol cuesta $200 sin moverte de tu casa o podés sumarte como voluntario/a y viajar a la Patagonia a presenciar y ser parte de la plantación. Compartir esta nota también es ayudar.

Y cuando alguien que conozcas cumpla años considerá la opción de regalarle un árbol en el país con su nombre (la persona recibirá un certificado que lo convertirá en "Guardián del Bosque").

¿Te atreverías a morir sin haber plantado un árbol?

Fuente: Filo News.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate