En medio de las abundantes lluvias ocurridas este viernes y sábado, se han multiplicado los registros de arroyos caudalosos en Entre Ríos.

En Diamante, el famoso Salto Ander Egg se convirtió en una catarata. Así lo registró un vecino que se acercó hasta el lugar, colapsado de agua.

Mirá las impactantes imágenes:

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate