Ibis es una nena de 12 años de Santa Elena que este viernes recibió la feliz noticia de que recibía el alta, tras luchar por ocho años contra el cáncer infantil. "Todavía no lo podemos creer", confió con gran alegría su mamá, en diálogo con La Sexta.

En diciembre de 2012, con tan solo 4 años, la niña fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer hematológico y de la médula ósea que afecta los glóbulos blancos. Tenía por delante una larga y pesada lucha.

Todo ese tiempo, Ibis no estuvo sola, sino que contó con el apoyo incondicional de toda su familia, fundamentalmente de su mamá, Dana; su papá, Leonel, y más acá en el tiempo, de su hermanito, Gael, de 2 años. Además, tuvo la ayuda y el acompañamiento de la asociación civil Arco Iris, de los profesionales de la salud pública del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná, así como de muchísima gente que la quiere y le tendió una mano.

Agradecida y emocionada, Dana Torres relató la historia de su hija para La Sexta.

--Qué gran logro: ¿es común que un paciente con esta enfermedad se cure?

--Influye mucho el diagnóstico temprano, el tratamiento y ser uno, como padre, riguroso con todo lo que te dan los médicos. Caer en los médicos adecuados, también.

--¿Cómo llegaron a Arco Iris?

--Cuando entramos al San Roque. Los miembros de Arco Iris trabajan ahí con los chicos en Oncohematología, los conocimos ahí estando internados. Las chicas van, los visitan a los nenes, nos llevan algunas cositas para que tengamos las mamás en la cocina, juegan con los chicos mientras están internados y así nosotras podemos salir de la habitación para lavar la ropa de los nenes o podemos bañarnos tranquilas mientras ellas los entretienen.

--Y económicamente, ¿cómo pudieron sobrellevar la situación?

--Económicamente, creo que a todos les pasa lo mismo. Es todo un tema el tener que viajar tanto; lo tuvimos que pagar nosotros, obviamente con la ayuda de nuestras familias que nos apoyaron un montón. Una vez que estuvimos en nuestra casa en Santa Elena, al principio teníamos que viajar todas las semanas, después cada 15 días, después cada mes, y así mientras vas haciendo porgresos. Todos esos viajes los hacíamos nosotros en el auto de mi mamá, de manera particular. Pero hay chicos que viajan en ambulancia: nosotros no tuvimos esa posibilidad porque justo acá solo había una y ella tenía que viajar sola sin otro paciente, por la debilidad de su sistema inmune. Los primeros dos años la tuvimos que cuidar mucho, como ahora estamos haciendo todos por este virus. Ella tenía que tener el cuidado de no engriparse, no resfriarse ni nada. Los dos primeros años, económicamente, fueron terribles.

--¿Tuvieron cobertura de obra social?

--Fuimos al hospital porque justo en ese momento no teníamos obra social, y la medicación de Ibis, todo, fue igual a la de un nene con cobertura, por ser un hospital público. Yo destaco y agradezco a los médicos porque la verdad que veía que mi hija recibía la misma medicación que alguien con obra social. Lamentablemente, son muy costosos los medicamentos.

LLEGÓ EL ALTA: IBIS ESTÁ CURADA

--Bueno, y tras todos estos años, recibieron la buena noticia: ¿cómo la tomaron?

--La verdad que yo todavía no lo puedo creer, no lo podemos creer. Nosotros le hicimos el análisis a ella el martes acá en un laboratorio de Santa Elena porque no podíamos viajar, y mandamos los resultados por celular. Y ayer a las 11 u 11 menos cuarto, nos avisan que tenía el alta, y ya después en el teléfono era un mensaje tras otro, llamadas, de todo.

--¿Qué mensaje querrías darle a la gente, a otras familias?

--Lamentablmente, hay madres y padres que están pasando por lo mismo. Que tengan fe, que acompañen a los chicos. Es tedioso, es largo, pero cuando llega el alta, es una satisfracción enorme. Todos estos años se transformaron para nosotros en un sueño que teníamos, el de recibir esta noticia, y es increíble haberla recibido; la verdad que yo no caigo todavía. Uno se acostumbra a vivir con esto y ahora que ya terminó... no se puede creer. Así que eso: que tengan fuerza las mamás y los papás y mucha fe, y que si todo se hace bien, se logra este resultado.

DONAR SANGRE, SALVA VIDAS

--Se necesita mucha difusión de la donación de sangre, es muy importante. Por ahí los medicamentos se consiguen, pero parte del tratamiento consiste en transfusiones de sangre que reciben los chicos, y la sangre lamentablemente no se puede fabricar, solo se consigue si alguien tiene esa solidaridad de ir poner el brazo y donar, y los chicos lo necesitan mucho. Cada vez que veo los pedidos, me desespero porque es horrible estar esperando la sangre para que le den a tu hijo y pueda seguir con su tratamiento. Y ahora, con todo esto -la pandemia de coronavirus- hay bastante escasez de sangre.

Y también la donación de médula, que vos podés hacerte donante, dar sangre y ahí quedar anotado como psosible donante de médula, porque hay chicos que necesitan trasplante de médula en estos tratamientos, tienen que ser compatibles y es muy larga la búsqueda, parecida a la donación de órganos. Casi nunca es compatible un familiar en estos casos, siempre necesitan de alguien desconocido, así que la donación de médula también es muy importante.

LAS GRACIAS

--Quiero agradecer al sector de Oncohemotología del Hospital San Roque por el trabajo que hacen ahí. Yo siempre los admiré tanto, porque no es fácil trabajar con esos nenes que a veces llegan frágiles, con nosotros que estamos muy nerviosos, que tenemos que ver cómo invaden a nuestros chicos, que los pinchan. Esos médicos y enfermeros nos tienen tanta paciencia, se dedican a ellos con tanto amor. También a las chicas que están en la limpieza, que dejan todo tan impecable ahí adentro; es otro mundo ese piso, el piso 2 del San Roque, es otra cosa, es increíble esa parte del hospital. Y quiero agradecer también a los doctores Pedro Negri, oncólogo, y Francisco Sacamoto, hematólogo, que fue también quien nos dio el alta. Y a Mirta Sotier, presidenta de Arco Iris, y toda su gente.

Yo hago esto de contarlo, porque fui una mamá que estuvo en ese lugar, y cuando estás ahí, ver a un chico que sale adelante, te da esa pila que a veces te falta para seguir.

Comentá y expresate