La “Familia Hotelera-Gastronómica” decidió convocar a la comunidad a una concentración en Peatonal y Urquiza de Paraná y de allí marchar una cuadra hacia la explanada del Palacio Municipal donde le requerirán al intendente Adán Bahl que rectifique la decisión de mantener las prohibiciones a estos comercios y permita la apertura de la actividad.

La convocatoria, en la que invitan a la comunidad a brindar su apoyo, se realizará a las 10 de este miércoles 8 de julio; y de este modo empresarios y trabajadores de la actividad de la hotelería y la gastronomía desafían las condicionantes que presenta la normativa oficial, que prescribe el aislamiento, social, preventivo y obligatorio.

Los empresarios advirtieron que se asesoraron con abogados de la Federación nacional para iniciar amparos individuales en el caso que el lunes pasado el Ejecutivo Municipal decidiera extender las medidas restrictivas. Sin embargo, a pesar que Bahl se ajustó a la medida propuesta por la Provincia, los empresarios aún no han cumplido su promesa -dicen que lo harán en breve- y prefieren una convocatoria pública tratando de exhibir socialmente su malestar a partir de la crítica situación económica.

El malhumor de los gastronómicos va creciendo. En una reunión realizada ayer en la sede la filial local de Fehgra, se decidió avanzar en dos sentidos: por un lado realizar esta convocatoria pública donde se espera contar con una amplia participación ya que logró la adhesión del gremio que lidera Hugo Permayú; y por el otro lado instar a que cada uno realice una presentación judicial. Para esa instancia fue convocado el abogado de la entidad que brindó el marco jurídico a la seguidamente, los empresarios visitaron al intendente Bahl, quien los convocó para expresarle la decisión tomada, que a esa altura ya era conocida por todos, e intercambiar expresiones sobre el futuro.

“Evidentemente el problema está en otro lado. Si hace meses que la gastronomía y la hotelería está cerrada en la provincia; nos permiten abrir unos días y luego nos vuelven a obligar a estar cerrados, el problema está en otro lado. Queremos que dejen de ponernos como el chivo expiatorio y asuman que los casos no se generar en los bares o restaurantes, sino en otro lado y nos dejen trabajar”, le recriminó uno de los presentes a las autoridades públicas que se encontraban en el encuentro.

Fuente: Dos Florines

Comentá y expresate