Una adolescente de 13 años salió de su vivienda de Azul durante la madrugada y dos depravados, uno de ellos menor y conocido por la víctima, la capturaron y la violaron salvajemente. Una vez concretado el aberrante delito, entraron a su casa, la dejaron tirada abajo de la mesa y se escaparon. Sus familiares la encontraron en estado de insconciencia y la trasladaron al hospital. Los acusados fueron detenidos. "No quiero que los agarren y los suelten, tienen que permanecer tras las rejas. Mi hija está viva de milagro", dijo su madre a Crónica.

La nena de 13 años vive con su padre, su hermano y su abuela materna en su casa situada en la calle Miñana al 100, localidad bonaerense de Azul. El barrio es tranquilo y, por lo tanto, suelen dejar la puerta abierta de la vivienda antes de irse a dormir. Es por eso que la adolescente pudo escaparse sin problemas de la vivienda el lunes a la madrugada. Al otro día, cuando la familia amaneció, se encontró con una aberrante escena: la menor estaba inconsciente, mojada y sucia bajo la mesa de la cocina.

Tras el desesperante hallazgo, los testigos levantaron el teléfono y llamaron de inmediato a la madre de la nena, Eugenia, de 34 años. Cuando le informaron el estado de la menor, la mujer corrió hasta el lugar y trasladó a su hija Hospital Materno Infantil "Argentina Diego". Allí, la internaron y médicos constataron que la chica había sido drogada con pastillas de clonazepam, determinaron que presentaba golpes en su cabeza y comprobaron que tenía lesiones compatibles con las de un abuso sexual.

Mientras los profesionales le realizaban los estudios correspondientes a la chica, la mujer comenzó a llamar a todas las personas que eran parte del círculo íntimo de la menor para averigüar qué había pasado con su hija. Al dar con uno de sus amigos, el chico reveló: "Estoy re enojado. Hablé con Jeremías y me dijo que le pusieron pastillas en la bebida. Él dice que sólo le chupó las tetas y Jonathandijo que la violó. Después, la nena quedó tirada en el piso: parecía un flancito, no se podía mover. Jeremías la ayudó a vestirse, la llevó hasta la casa, la dejó tirada adentro y se escapó".

La mujer hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer de Azul y efectivos policiales detuvieron a los acusados: un joven de 16 y otro de 22. "Uno de ellos era conocido de mi hija. Los dos contaron con lujo de detalles a sus allegados lo que le habían hecho a mi nena", dijo Eugenia.

Al concluir, manifestó: "Ella está consciente de lo que pasó y sabe que no debió haberse escapado de la casa. Sin embargo, de ninguna manera tiene que sentirse culpable. Estos tipos la agarraron, la drogaron y abusaron de ella. No hay ninguna justificación de la atrocidad que cometieron, tienen que seguir presos. No quiero que los dejen en libertad".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

#ParoDeTransporte: ¿qué opinás de la medida de fuerza?

Es un reclamo justo
Deben reclamar sin afectar al usuario
La Justicia debe impedir los paros
ver resultados

Las Más Leídas