El empresario Kurt Gwerder, de 50 años, fue detenido en diciembre de 2018 tras permanecer más de siete prófugo luego de que la Justicia lo acusara por "abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal, explotación infantil y corrupción de menores". Esta mañana, la Justicia lo condenó a 18 años de prisión por el delito contra una niña que fue abusada desde los 7 hasta los 11 años en las oficinas que éste tenía en el barrio porteño de San Telmo.

El Tribunal Oral de Menores N°3 de la ciudad de Buenos Aires, integrado por Inés Cantisani, Gustavo González Ferrari y Sergio Real, dictó la sentencia de manera unánime. El Juzgado de Menores N°3, a cargo de la doctora Julia Marano Sanchis, recopiló desde mayo de 2018 las diversas pruebas y las decenas de testigos que fueron necesarios para esclarecer los hechos que, según le confirmaron a Infobae las fuentes judiciales, comenzaron a fines de 2015.

Gwerder posee domicilios en San Telmo y Olivos (provincia de Buenos Aires). En este último vivía. Según indicaron desde la investigación, el condenado estuvo vinculado a varias empresas del sector agropecuario. Precisamente a la venta e importación de maquinaria agrícola. El empresario conoció a una joven que se encontraba en situación de vulnerabilidad y padecía adicción a las drogas. A cambio de comida y dinero, obligaba a esta mujer a entregar a su hija -en aquel momento de 7- en la oficina que Gwerder posee en la Ciudad.

Allí abusaba sexualmente de la menor. Específicamente en un departamento que tenía en la calle Chacabuco al 800. "También lo hizo en una quinta que tenía en Zona Norte", indicó una fuente judicial a este medio.

Según se desprende de la reconstrucción policial a la que pudo acceder Infobae el acusado también llevaba a la niña a jugueterías y locales de comida rápida para hacerle "regalos" y así comprar su silencio. Los investigadores de la Policía de la Ciudad, luego de entrevistarse con vecinos de los barrios de San Telmo y Almagro, constataron que el sujeto había llegado a la nena por medio de una joven de 18 años, amiga de la mamá de la víctima, quien años atrás había sido abusada por el Gwerder.

Previo a su detención, se allanaron varios domicilios y una clínica psiquiátrica y de rehabilitación de adictos donde se encontraba internada la progenitora de la menor.

La División Menores en Conflicto con la Ley Penal de la Policía de la Ciudad llegó hasta Gwerder: lo encontró en un campo en San Andrés de Giles permaneció detenido. La investigación arrojó además que el horror habría alcanzado a más víctimas. A partir de todas las pruebas recabadas se pudo determinar que el detenido también habría abusado de otros menores, incluidos hijos de allegados y conocidos de su familia.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate