La última vez que vieron a Ariana Yésica Palacios, de 30 años, fue el 28 de agosto pasado. Una amiga suya denunció su desaparición después de intentar durante días comunicarse con ella sin éxito. Un mes después, cuando todavía la policía no tenía pistas ni sospechosos, la investigación tuvo un avance inesperado: su papá confesó que la había matado.

Según indicaron fuentes cercanas a la causa a TN, el hombre de 64 años tuvo contradicciones en su declaración ante la policía y ante la presión de los investigadores terminó admitiendo que en medio de una discusión con su hija le clavó un cuchillo en el cuello.

Tras confesar haber enterrado a Ariana en el patio de la casa donde vivían en la localidad bonaerense de Hurlingham, Willy Palacios Montañio quedó detenido.

Comentá y expresate