La versión que dio el remisero Claudio Delelis al juez federal Pablo Seró era la coartada que se preveía que podía esgrimir. El hombre de Basavilbaso que fue detenido el viernes junto a los tres narcos prófugos por el cargamento de 433 kilos de cocaína abandonados en un campo del Departamento Uruguay, dijo que no conoce a los demás imputados y que esa noche solo los estaba llevando en su remís hacia el hotel donde se alojaban. Por esto, reclamará por su libertad.

La investigación por el histórico decomiso de droga ocurrido la semana pasada en un operativo de control y tras una cinematográfica persecución, continúa con el fin de dar con los verdaderos dueños del cargamento valuado en casi 4 millones de dólares.

OK secuestro droga cocaína departamento uruguay.jpeg

Mientras, los cuatro detenidos el jueves quedaron alojados en la Unidad Penal Nº 4 de Concepción del Uruguay, a donde el lunes fueron trasladados en medio de un fuerte operativo de seguridad ante el temor de que quieran atentar contra sus vidas.

El juez federal los indagó por la operación narco, instancia en la cual el único que decidió declarar fue el hombre de Basavilbaso.

Delelis, de 36 años, es un remisero que instaló una panchería en calle Uchitel. No tiene antecedentes penales computables. En la noche del jueves fue detenido junto a los salteños Rubén Tolosa, de 32 años, y Javier Vilte, de 39, y al bonaerense Martín Crespo, de 41, cuando los cuatro iban a bordo del Fiat Siena en dirección al hotel donde estos tres se estaban alojando.

Resulta que los salteños y el bonaerense estaban siendo intensamente buscados por la Policía provincial, ya que iban en la camioneta Chevrolet S10 que evadió un control en un camino vecinal de Pronunciamiento, la cual chocó con un espinillo en medio de un campo y luego huyeron a pie. Los investigadores pudieron establecer que se alojaban en ese hotel de Basavilbaso, donde los estaban esperando. Y los sorprendieron en el auto de Delelis.

Desde la Policía se apuntó que habría varios indicios que relacionan al remisero con los tres narcos. No obstante, Delelis asegura su total inocencia. Así lo manifestó ante el juez Seró en su declaración: afirmó que esa noche, los tres hombres habían ido a su panchería y luego le pidieron que los trasladara en su remís hasta el hotel donde estaban parando. Además, explicó que el auto tiene el motor muy maltrecho, por lo cual hace tiempo que hace viajes solo dentro de la ciudad, desestimando la posibilidad de que haya ido a buscar a los prófugos a otro lado.

narco6-1024x768-1.jpg

La secuencia mencionada por Delelis podría ser corroborada en los videos de las cámaras de seguridad que hay cerca de su local, como un banco y otros comercios.

Ahora se aguarda el plazo de los 10 días hábiles que tiene el juez Seró para resolver la situación procesal y las medidas cautelares a imponerles a los imputados. En el entorno del remisero creen que lo van a liberar, no obstante su abogado defensor Mario Arcusin presentará un pedido de excarcelación.

Entre las pruebas fundamentales están los celulares cuya información será analizada para establecer posibles contactos entre los cuatro implicados. Esto podría ser clave para incriminar o mejorar la situación del único entrerriano imputado en la operación narco más importante en cuanto a la magnitud del volumen de droga transportada en la región.

De los teléfonos, además, podrían surgir datos de las demás personas implicadas en el transporte de la droga. Se sospecha que los detenidos tienen un rol menor en la estructura de una organización que cuenta con recursos económicos y financieros suficientes para adquirir, transportar por vía aérea y terrestre y posiblemente exportar el cargamento de cocaína.

Fuente: Uno

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate