Estamos superando los 130 días de aislamiento social obligatorio y, con idas y vueltas, la cuarentena no encuentra todavía visos de solución de continuidad. Es la marca de este tiempo y, sin dudas, será un punto de disrupción en nuestras vidas en relación a los afectos, las obligaciones y también, ante nosotros mismos.

Esto último es importante, porque creo honestamente que debemos hacernos dos preguntas clave acerca de lo que se llama “la nueva normalidad”: ¿Qué positivo debemos sacar de este tiempo de aislamiento y qué podemos hacer para que no pase como un lapso perdido?

Es aquí que, desde el Centro de Kinesiología y Estética Armándola (CKEA), entendemos que hay mucho para hacer por nuestro trabajo con las nuevas tecnologías, nuestra familia con el mayor tiempo disponible, pero también por nuestra belleza que, en definitiva, es hacerlo simultáneamente por nuestra salud. Ya sabemos que nosotros consideramos que se trata del anverso y reverso de la misma moneda.

Por eso es imperante mantener cuerpo y alma activos, dinámicos y más vivos que nunca. Cuando perdemos el equilibrio biológico las consecuencias llegarán por el estrés, el descuido de nuestra integridad y los problemas cotidianos se reflejarán inmediatamente en el órgano más grande de nuestro cuerpo: la piel.

Proceso

Lo peor del caso es que advertimos esto cuando el proceso se encuentra en una etapa de visibilidad, es decir cuando el espejo o la mirada del otro nos devuelve la cruda realidad. Pero eso no significa que debemos resignarnos a las secuelas físicas del paso del tiempo sin pelear. Las mujeres estamos hechas de una madera especial, y sabemos convertir una debilidad en fortaleza y hacerlo será un punto de inflexión positivo.

Nosotros proponemos ante los primeros síntomas de resquebrajamiento de la tersura de la piel comunicarse con CKEA y conversaremos acerca de un tratamiento muy adecuado para afrontarlo con la esperanza de revertir este proceso de deterioro de nuestra belleza facial.

Aquí podemos hablar de las ventajas que conlleva la aplicación de lo que denominamos HIFU Facial. Pero; ¿Qué es el HIFU Facial?

Bien. Lo primero que debemos decir es que se trata de acrónimo de High-Intensity Focused Ultrasound y técnicamente consiste en un equipo que emite ultrasonidos focalizados de alta intensidad para combatir el envejecimiento facial de modo muy eficaz, manteniendo siempre la naturalidad de las facciones.

Los que trabajamos con este sistema lo comparamos con un lifting quirúrgico, pero sin necesidad de emplear procesos invasivos.

Nuestros pacientes deben saber que, a diferencia de otros métodos de rejuvenecimiento facial, HIFU tiene la capacidad de converger la energía del ultrasonido en puntos selectivos del tejido sin lesionar las zonas adyacentes, tal y como si se tratara de un pixelado sobre el rostro.

Este sistema cuenta con un sistema de monitoreo computarizado, lo que nos permite ir trabajando paulatinamente sobre los distintos sectores y de este modo controlar qué regiones de piel han sido tratadas y cuáles no, y así avanzar en un tratamiento completamente homogéneo.

Lo importante de este tratamiento es que, si bien es necesario mantener un control constante y un cuidado permanente en la zona tratada a la exposición del sol, es plausible de ser empleada durante todo el año y en cualquier tipo de piel.

Importancia

En CKEA le otorgamos gran importancia a este tratamiento, y hemos adquirido varios equipos que forman parte de la tecnología de punta que le ofrecemos a nuestras pacientes. Y este tema no es menor porque no sólo nos permite ahorrar costos que no son trasladados al precio del tratamiento, sino que mantenerlos técnicamente en estado óptimo es una variable a la que le asignamos mucho valor ya que esta tecnología debe proveer el ultrasonido de manera contralada para evitar exposiciones no deseadas.

Sumado a la formación y profesionalismo de nuestros talentos humanos, nos enorgullece brindar un servicio seguro y confiable, con resultados deseados.

HIFU es efectivo en la definición del contorno del óvalo facial, en el cuello, bolsas, patas de gallo, arrugas del labio superior, cejas y párpados caídos y, también, en el rejuvenecimiento de la piel del escote, aplicable, básicamente, en pacientes mayores de 30 años.

En muchos casos, es un excelente aliado para quienes desean mantener los efectos conseguidos con un lifting facial quirúrgico o bien para pacientes más jóvenes que desean demorar la aparición de los primeros signos de la edad. En este sentido, estamos en condiciones de asegurar que, en la gran mayoría de los tratamientos, se trata de una terapia que mantiene la naturalidad de las facciones con difícil percepción para el ojo ajeno.

Como mensaje final, rogamos que esta cuarentena prolongada no se quede con nuestra voluntad y ganas de seguir viviendo a pleno. Por el contrario; consideramos que es el momento de dejar aflorar los impulsos y estímulos en función de nuestra salud. Es posible que rejuveneciendo la piel podamos renovar el espíritu para el tiempo que, esperamos, llegue pronto.

Eso sí, como profesional recomiendo asistir a centros estéticos reconocidos y con profesionales formados y habilitados para aplicar el HIFU como corresponde. En CKEA estamos en condiciones de garantizarlo para su tranquilidad.

Para más información podes escribir al WhatsApp 3434462213 o en nuestras redes:

instagram: @ckearmandola

Facebook: CKEA de María José Armandola

Dirección: Casa central: Vélez Sarsfield 721. Sucursal: Mitre 171, los dos en el Parque Urquiza de la ciudad de Paraná.

Comentá y expresate