De esta manera, se reducirán significativamente los ruidos que se generan por arrastrar los bancos, que molestan a Geremías.

"La idea surgió de una hermana de Analía, que le comentó esta idea y la quiso transmitir. En primer lugar para ayudar a Geremías, y tuvo una repercusión grande", relató su papá en diálogo con Canal Nueve Litoral.

"Hay muchas pelotitas para repartir, se va a hacer extensivo a otras escuelas también", agregó.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate