El cuerpo fue localizado por la Guardia Civil de España, durante las labores de búsqueda tras el hallazgo en esa zona de los restos hundidos de su embarcación. El hombre, de 37 años, llevaba desparecido desde el pasado viernes cuando navegaba desde Barcelona a Ibiza.

La Guardia Civil confirmó pasado este mediodía que el cadáver de Cedermaz fue encontrado en Cala San Vicenç (Mallorca).

Está previsto que mañana se practique la autopsia para determinar las causas del fallecimiento.

Según la información de su perfil de la red social Facebook, Cedermaz residía en Ibiza - vivía en España desde 2016- y tenía planeado volar el pasado domingo desde Ibiza a Brasil, donde vive su pareja, Priscila Muniz, tal y como publica la prensa argentina.

Medios digitales de Argentina explican que el pasado viernes César, sin ningún tipo de titulación para navegar con una embarcación de las características del 'Semental III', partió de Masnou (Barcelona) con destino a Ibiza. El objetivo era llegar a la isla el domingo para coger un avión hacia Brasil, donde vive su novia.

Priscila Muniz ha hablado hoy mismo con IB3 y ha manifestado que la última vez que se comunicó con César, mientras navegaba hacia Ibiza, le dijo que había roto las velas y el motor y que estaba pasando mucho miedo debido a las olas, que aseguraba alcanzaban los cuatro metros.

La Guardia Civil confirmaba el martes que los restos que habían aparecido la noche del lunes en Cala Sant Vicenç, en Mallorca, pertenecen al velero desaparecido desde el pasado viernes. Submarinistas del Instituto Armado cotejaron en una de sus inmersiones que la matrícula correspondía al 'Semental III', cuyo rastro se perdió el pasado viernes después de zarpar del Masnou hacia Ibiza. Salvamento Marítimo continúa la búsqueda de su único tripulante.

Una llamada de un practicante de pesca submarina a Salvamento Marítimo alertó, sobre las 21.30 horas del lunes, de que se había topado con restos de una embarcación y que podría tratarse del velero que estaban buscando. Un dispositivo especial de la Guardia Civil se activó a primera hora de la mañana de ayer y se encaminó hacia el lugar señalado. En primer lugar, el helicóptero del Instituto Armado sobrevoló la zona y confirmó la presencia de los restos de un velero que había sufrido un naufragio. De hecho, estaba a unos tres metros de la costa y sumergido a unos nueve metros de profundidad.

Fuente: diariodeibiza.es

Comentá y expresate