En el tercer día de búsqueda del remisero que desapareció al ser arrastrado por la corriente en una calle inundada en Benavídez, los bomberos confirmaron que encontraron el cuerpo de Ezequiel Núñezen un lugar marcado por los perros rastreadores.

Según las primeras versiones el cuerpo quedó atrapado entre la vegetación que crece paralela al Arroyo El Claro, a unos 6 kilómetros del lugar en donde se lo vio por última vez con vida al momento de ser tragado por una boca de tormenta.

En medio de los rastrillajes del que participaron desde temprano este viernes ocho embarcaciones por el curso del agua, drones, buzos tácticos y perros de la Policía, uno de los animales marcóel lugar ubicado cerca del cruce del arroyo con la Avenida Italia.

En el momento en el que fue succionado por una boca de tormenta, Núñez, que había perdido el control del vehículo, empujaba el auto para retomar su camino. El pasajero que viajaba con él pudo salir por la ventana y treparse al techo para pedir ayuda, mientras que el conductor logró salir del remis y después desapareció.

La boca de tormenta por donde había desaparecido el remisero corresponde a un canal entubado que pasa por debajo de dos barrios cerrados y tiene como objetivo desagotar el aguade lluvia.

La investigación está cargo de la fiscal Laura Capra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Benavídez, quien ya convocó a los familiares de Núñez para que identifiquen el cuerpo, publicó TN.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate