El lunes, la cuenta de Twitter de la Prefectura Naval fue hackeada. Un presunto ataque británico a buques argentinos encendió la alarma. Pero luego, se conoció que la información era falsa y que la cuenta había sido usurpada por un usuario anónimo. Lejos de ser ese su único objetivo, el usuario @lagorraleaks, que se adjudicó el ataque, fue más allá.

El Ministerio de Seguridad denunció luego ante la Justicia que el sistema informático de la Policía Federal Argentina (PFA) también fue "hackeado" y que se hicieron públicos datos sobre investigaciones criminales e información clasificada.

la gorra.jpg

Entre esa información, figuran 700GB de escuchas telefónicas y una base de datos con más de 200.000 PDF que contienen información personal de agentes policiales (como nombres, apellidos, DNI, direcciones, información bancaria y teléfono) de la Federal y de la Ciudad. Entre ellos está la data de Néstor Roncaglia, el jefe de la Federal.

Según informó el usuario anónimo, cuya cuenta luego fue suspendida, la data fue subida a la internet profunda (Deep Web) a la cual se accede con un programa especial. En esa nube, el usuario había anticipado "en horas se va a realizar un ataque dirigido a una cuenta de Twitter", refiriendose ala cuenta de Prefectura.

El mismo usuario en enero de 2017 había informado haber hackeado correos del Ministerio de Seguridad. Además, en mayo pasado aseguró que no se trataba sólo de cuentas de Patricia Bullrich sino de cuentas sensibles del Ministerio y de políticos afines al Gobierno.

la gorra 2.jpg

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Con la suba del dólar y la inflación, ¿en qué invierte?

Comprar alimentos y bebidas
Colocar plazos fijos
Comprar dólares
No tengo posibilidad de inversión
ver resultados

Las Más Leídas