Vecinos de calle Pascual Greca de Paraná hace tres meses que tienen poca agua, como consecuencia de la rotura de un caño que ya se había averiado tiempo antes.

"Vinieron, lo arreglaron y duró un día. Al otro día ya no había agua" indicó un vecino en contacto con el Nueve. La tubería, antes de ser reparada, ya había estado otros tres meses perdiendo. Los vecinos, sin servicio, señalizaron con ramas y cinta las zonas donde hay roturas.

Mirá la nota completa.

Embed

Comentá y expresate