Un hombre que no se cortó ni lavó el pelo en 40 años lleva ahora rastas de 1,80 metros de largo y las llama “bendiciones de Dios”.

Sakal Dev Tuddu, de 63 años, del distrito de Munger en el estado oriental de Bihar, India, lleva su cabello sobre su cabeza como un turbante.

El hombre asegura que una noche, hace unos 40 años, su cabello se entrelazó espontáneamente formando una “rasta” que tomó como una bendición divina.

También dice que Dios lo visitó en un sueño y le dijo que no se cortara el cabello, una instrucción que ha obedecido desde entonces. Asimismo, dejó de beber y fumar por devoción a su deidad.

Los sadhus, hombres santos hindúes, también van sin arreglarse el cabello y llevan rastas largas. No obstante, a diferencia de ellos, el cabello de Sakal Dev está enmarañado en un gran mechón anudado, que él ata en un paño blanco cuando sale para mantenerlo limpio. Si no se colocara el pelo encima de la cabeza, se arrastraría por el suelo detrás de él.

Comentá y expresate