"Es difícil, lo vivido no se lo deseo a nadie, no tengo palabras para expresar lo que siento", manifestó el efectivo que efectuó el disparo que mató al joven de 20 años por la espalda, según la autopsia.

Ante la consulta, confirmó que fue recibido a tiros cuando bajó del móvil y que los disparos policiales fueron en legítima defensa. Cuando se le preguntó cómo fueron las circunstancias de la muerte de Gusmán, expresó que prefería no recordarlo frente a su familia: "Tengo un nudo en la garganta", aseguró.

El policía agradeció el acompañamiento y apoyo que recibió: "No es fácil, pero con la compañía de mi señora, de mi familia, de los jefes que en ningún momento me dejaron de lado o me dieron la espalda, vamos a salir". "Esperemos que todo salga bien, como corresponde", sostuvo.

Sobre su futuro, dijo que tratará de "salir adelante". "Quiero volver a mi trabajo, volver a la normalidad, volver a hacer lo que me gusta", deseó. Y repitió que lo sucedido el martes en barrio Capibá "no se lo deseo a nadie, a ninguno de mis compañeros".

En esa misma línea, Ibalo pidió enviar un mensaje a los policías, "a los de acá y de otros lugares": "A cuidarse muchachos, a cuidarse. Y pensemos que tenemos familia, que es la que nos apoya", concluyó.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate