El cura Marcelo, párroco de Bovril, dialogó con Telenoche y brindó su versión sobre lo sucedido el sábado a la noche en la localidad, cuando una pareja se casó, pese a que ese tipo de ceremonias religiosas no están permitidas. La novia, luego, explicó que se trataba de una promesa que debía cumplir como consecuencia de una enfermedad de su pequeño hijo.

"Se cumplieron todos los protocolos, estuvo solo la familia. Yo no estoy haciendo bautismos ni nada. Fue a puertas cerradas, no hubo fiesta" explicó el religioso. Y agregó: "Yo estoy en paz, siento la paz interior de haber obrado bien".

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate