"Annuntio vobis gaudium magnum;

habemus Papam:

Eminentissimum ac Reverendissimum Dominum,

Dominum Georgium Marium

Sanctae Romanae Ecclesiae Cardinalem Bergoglio,

qui sibi nomen imposuit Franciscum"

Cuando el 13 de marzo de 2013, el cardenal protodiácono francés Jean Louis Tauransalió al balcón de la basílica de San Pedro y leyó esas 23 palabras en latín, que anunciaban a Jorge Bergoglio como el nuevo Santo Padre, la Argentina fue un puño apretado gritando por el nuevo Papa.

papa francisco eleccion 5 añoas.jpg

Eran las 16.12 horas por estos pagos, cuando la emoción unió a un país golpeado por las divisiones y el reloj pareció detenerse por un instante. Si hasta a más de un agnóstico se le piantó un lagrimón.

Tuvieron que pasar 266 sumos pontífices y dos mil años de historia para que llegara el primer Papa latinoamericano. Y es argentino. Traduciendo: asistimos a la historia pura, en el presente. Sin necesidad de enciclopedias ni manuales.

Pero la emoción no fue sólo argentina. Se sintió y se vivió en todo el mundo. Las distintas reacciones recopiladas en diversos lugares del planeta, cuando el "habemus Papam" sonaó en los televisores de colegios, oficinas, parroquias y casas, y el anuncio de un papa latinoamericano dejó shockeados a todos. ¿Cual fue la tuya?

Embed

Si bien actualmente es reconocido por millones de personas en el mundo, el nombre de Jorge Bergoglio no era del todo conocido hasta antes de aquel 13 de marzo de 2013, un mes después de la sorpresiva abdicación de Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, situación que motivó a un cónclave papal en El Vaticano.

La renuncia de Benedicto XVI motivó la reunión de cardenales en la basílica de San Pedro para tomar la difícil decisión de nombrar al nuevo Papa, proceso que terminó con la designación del religioso argentino.

papa francisco eleccion 5 añoas.jpg 2.png

A las 16:23, Bergoglio salió al balcón para impartir su primera bendición "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo) vestido por primera vez con la sotana blanca papal.

Bergoglio rezó el Padre Nuestro y pidió que la Virgen María acompañe al papa renunciante Benedicto XVI. También rezó el Ave María.

Poco antes, Bergoglio, que tuvo que aceptar el cargo para que saliera el humo blanco, fue llevado a la Sala de las Lágrimas,donde fue vestido con uno de los tres trajes -de diferentes talles- que esperaban al nuevo pontífice.

El humo blanco de la chimenea regó el lluvioso cielo de Roma en la tarde del segundo día de cónclave y tras sólo dos fumatas negras.

Miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro celebraron con júbilo la fumata, mientras las campanas de la basílica empezaban a repicar para festejar la noticia, tal y como manda la tradición. "Viva el Papa, viva el Papa", fue el grito que estalló en los alrededores del Vaticano. Cuando se supo la identidad del Papa gritaron: “Francesco, Francesco". No sólo es el primer papa argentino y latinoamericano sino también el primer jesuita.Recordá el momento:

Embed

Fuente: Ciudad

Comentá y expresate