Su historia conmocionó a los paranaenses. Sabrina Gullino recuperó su identidad en 2009. Fue entonces cuando supo que era hija de Raquel Negro y Tulio Valenzuela -ambos desaparecidos en la última dictadura-, que había nacido en el Hospital Militar de Paraná y que además tiene un hermano mellizo. Todo ello se comprobó en el juicio concretado en 2011. Desde entonces, Sabrina profundizó la búsqueda de su hermano y en ese camino está por dar un paso muy importante. En pocos días el médico Miguel Torrealday deberá presentarse a declarar.

Si bien los mellizos nacieron en el Hospital Militar, se corroboró que fueron derivados al Instituto de Pediatría -IPP-. Desde allí, Sabrina fue apropiada y abandonada en la puerta de un convento en Rosario. Luego una familia de San Nicolás la adoptó por la vía legal. Pero queda por saber qué pasó con el "melli" y en este sentido la declaración de Torrealday puede ser fundamental.

En diálogo con 9 Ahora, Gullino destacó que tras el juicio de 2011 se reveló "la responsabilidad del IPP como segundo eje de la investigación. El primer eje fue el Hospital Militar y se supo que el 'melli' salió de ahí con vida  y hubo toda una trama burocrática civil para que se pueda concretar el robo del bebé. Ahí Torrealday tuvo una responsabilidad civil. Por su accionar fue posible la sustracción de la identidad de mi hermano y la mía".

Para Sabrina la declaración de Torrealday abre la investigación sobre la responsabilidad de la sociedad civil en los delitos de lesa humanidad. Y agrega: "Pienso que el hecho de que lo citen a declarar el 27 de marzo es bastante  simbólico. Esa es la fecha en que se me dio de alta en el IPP".

Comentá y expresate