Guillermina Barcos Kapp está en el Shizentang Hospital de Pekín, China, realizando el tratamiento experimental con células madre que podría cumplir su sueño de ver por primera vez. Se trata de otra niña entrerriana que, al igual que Renzo Oliva, viajó al país asiático con la ilusión de recuperar su visión.

Embed

Guillermina tiene 8 años y es de Nogoyá. Según explicaron desde la familia, su cuadro "no es lo mismo que tienen todos los otros chicos", por lo que los médicos no le dieron un porcentaje de visión estimativo a recuperar, si es que el tratamiento funciona. No obstante, hay optimismo por parte de los especialistas.

Embed

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate