Es que un episodio reciente en la cárcel de mujeres de Paraná lo habría cambiado todo, a tal punto que la expolicía solicitó que la trasladen de celda dentro del pabellón de seguridad, para compartir habitación nuevamente con Nahir Galarza, a quien fue a pedirle disculpas con la intención de hacer las pases y que la condenada a prisión perpetua le permita volver.

Una fuerte pelea con gritos y e insultos fue protagonizada la tarde noche del último viernes por la exfuncionaria -imputada en la causa que investiga presuntos vínculos de la Municipalidad de Paraná con el narcotráfico, en la que también está procesado el intendente Sergio Varisco (Cambiemos)-.

Fuentes internas de la Unidad Penal Nº 6 confiaron a AHORA, en extrema reserva, cómo se desarrollaron los hechos.

El pabellón de seguridad se dividió en dos a raíz de los conflictos de Bordeira con Nahir Galarza y la denuncia de esta última por abuso sexual contra la policía condenada por apremios ilegales, Ludmila Soto, lo que motivó una restricción de acercamiento que la cárcel debe hacer cumplir.

Así, en una celda están Galarza con otras dos internas y en la restante, Bordeira, Soto y una tercera, a quien las presas detestan por el tipo de delito que la llevó allí: entregar a sus hijas para ser abusadas por su pareja, un violador que está preso en la UP1, durante sus visitas en la propia cárcel de varones de la capital.

"¡LLAMEN A LA GUARDIA!"

"Bordeira y Soto vienen teniendo un montón de problemas hace rato, supuestamente por el uso del teléfono. Y con la otra degenerada también discuten mucho porque a Bordeira le molesta que ella se volvió a ver con el tipo a pesar de que le violó las hijas, y hasta pidió volver a tener acercamiento con él", contaron las fuentes.

Lo cierto es que "algo pasó el viernes en el interior de la celda y Bordeira salió a los gritos e insultos" contra sus compañeras, aseguraron. "Yo no tengo por qué soportar estas cosas", dice que la escucharon decir a la expolicía mientras pedía: "¡Llamen a la guardia!".

La guardia acudió y sacó de allí a una Bordeira exaltada. "Está nerviosa porque no la está pasando bien y ya se acerca el juicio, por eso tiene problemas de conviviencia", entendieron desde el entorno de la exfuncionaria y confirmaron a AHORA su intención de ser trasladada de celda.

DISCULPAS

"Parece que vio algo ahí adentro que, según dijo a los gritos, ya no puede soportar, porque fue hasta donde está Nahir Galarza, la fue a buscar al pabellón. La llamó desde la puerta y le dijo: 'Te pido disculpas, siempre tuviste razón en todo lo que me dijiste, era todo verdad', lo que sorprendió a la condenada por el crimen de Fernando Pastorizzo.

"La conflictiva que generaba problemas y mentía supuestamente era yo, pero ahora parece que se dio cuenta que era la otra nomás", se la escuchó decir a Nahir Galarza entre sus compañeras, entre quienes evalúan la posibilidad de volver a aceptar a Bordeira.

A la expolicía "la llevaron al salón, pidió hablar con la directora y dijo que si era necesario, iba a pedir disculpas de rodillas para que la dejaran entrar a la celda de Galarza, porque ella ya no quería estar en el suyo ni un minuto más. Hasta llamó a su abogado y exigía el traslado inmediato".

La directora de la cárcel, Diana Tonetti "le dijo que se calmara e intentara arreglar las cosas, pero Bordeira le respondió que ya no se podía, que la convivencia era imposible e insostenible".

No existe por el momento otro espacio para poder alojar a Griselda Bordeira que no sea el pabellón de seguridad, por su condición de expolicía. Por estos minutos, la interna espera ansiosa que las autoridades del penal le aprueben el traslado, mientras Nahir Galarza y sus dos compañeras se debaten entre recibirla con los brazos abiertos, o darle la espalda.

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál es el primer problema que debe solucionar el próximo Presidente?

Inflación
Dólar
Inseguridad
Salarios
Desempleo
Pobreza
ver resultados

Las Más Leídas