El titular de la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER), Germán Grané, hizo un balance del trabajo del organismo durante el 2020, un "año atípico" que "significó cambios en nuestras conductas, y nos llenó de angustia".

En ese marco, Grané se refirió a la organización que adoptó el organismo tributario durante la emergencia sanitaria.

"ATER tiene un rol protagónico. Eso exigió que comencemos a repensar el esquema de trabajo. Una vez que tuvimos que tomar medidas, adoptando criterios de aislamiento social, dispusimos toda una serie de medidas: infraestructura de datos, conectividad", enumeró.

Embed

Comentá y expresate