Los Golden State Warriors quedaron a un partido de ser nuevamente campeones de la NBA. Vencieron como visitantes a los Cleveland Cavaliers por 110-102, pusieron 3-0 la serie final y quedaron muy cerca de conseguir su tercer en cuatro años.

Kevin Durant tuvo un partido digno de MVP, que fue clave para dar el golpe final a los Cavs en el cierre del encuentro. El alero terminó el encuentro con 43 puntos, 13 rebotes y 7 asistencias. Sus triples fueron la gran atracción de la noche.

Embed
Embed

En la vereda opuesta, LeBron James se alzó con 33 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias. Se convirtió en el cuarto jugador de la historia de la NBA en cantidad de partidos de playoffs disputados -238- y en el quinto con mayor rebotes en series finales -474-.

Comentá y expresate