Este lunes declararon mediante videoconferencia desde la localidad bonaerense de Merlo Guiliano Cossimato y Hugo Miguel Cossimato, quienes fueron testigos civiles del allanamiento a la casa de Luciana Lemos entre el 2 y 3 de mayo de 2018. Luego de sus respectivas declaraciones, donde se les pidió corroborar la veracidad de sus firmas en las actas, las defensas sorprendieron al pedir la incorporación de una pericia privada cuyo resultado se habría conocido recién el viernes.

El pedido fue realizado por los abogados defensores de Pablo Hernández, Emilio Fouces y Milagros Serra Cullen, quienes precisaron que encargaron la realización de una "pericia caligráfica privada" al técnico Ángel Iturria, tras lo cual pudieron verificar irregularidades en las actas de allanamiento.

Esas actas constituyen un elemento central de las pruebas recolectadas en la investigación, y el pedido apunta a desacreditar las actuaciones de la Policía Federal que derivaron en el secuestro de más de tres kilos de cocaína. Según los defensores, las firmas de los testigos "presentan características de imitación" y se las consideraría falsas.

"Para nosotros es un hecho trascendental", dijo Fouces, quien pidió la incorporación de esa prueba a la causa.

"La Fiscalía ha sido muy amplia. Esto sorprende. Iniciaron una pericia en forma privada sin poner al tanto al Tribunal. Es increíble lo que se está sosteniendo", protestó el fiscal José Ignacio Candioti, quien pidió que no se haga lugar al pedido.

Luego de la extensa declaración de Celis, la audiencia continuó con las indagatorias a Gastón de la Fuente, Renzo Bertana, Juan Manuel Gómez, Nahuel Celis y Wilber Figueroa Lagos, quienes no respondieron preguntas. El jueves será el turno del concejal Pablo Hernández, cuyos defensores ya adelantaron que declarará de manera extensa y responderá preguntas.

Comentá y expresate