Alejandra Riviere es trabajadora del área de Tránsito de la Municipalidad de Paraná y brindó su testimonio en la decimoquinta audiencia de las causas Narcoavioneta y Narcomunicipio. Durante su declaración, que motivó reproches por parte de los abogados defensores y cruces con el Tribunal, hubo fuertes pasajes que alertaron sobre el avance de la droga en la ciudad y en el Estado municipal.

La testigo contó que supo de la influencia de Daniel "Tavi" Celis en el municipio durante esta gestión, y que estuvo al tanto por rumores de su vinculación con el narcotráfico. En ese contexto, dijo que "cambió mucho" el municipio en los últimos años y allí se refirió al avance de la droga en la ciudad.

"Tengo familia, hijos, y no quiero que se involucren en esto", se lamentó, y allí sostuvo que le "duele" ver a compañeros en esta situación. "Estamos perdiendo muchísimo valor humano", expresó.

Riviere aseguró que en su momento se presentó espontáneamente a declarar a pesar de las consecuencias que pueda tener, porque le molestaba "la mentira" y que nieguen la participación de Celis en el municipio.

En esa línea, vinculó directamente al intendente Sergio Varisco con Celis, y dijo haberlo visto tanto en el domicilio del mencionado como así también en su vehículo particular.

Su testimonio, sin embargo, fue luego interrumpido por distintos abogados defensores que alertaron sobre serias contradicciones. Una de esas contradicciones fue haber visto al imputado repartiendo droga durante la elección del sindicato de trabajadores municipales Suoyem, en noviembre de 2016, cuando ya se encontraba detenido.

Esta situación generó un fuerte cruce entre los letrados y el Tribunal, que los reprendió por pretender hacer incurrir a la testigo en falso testimonio.

Comentá y expresate