Una joven fue a comer a un famoso local de la ciudad de Córdoba pero todo terminó de la peor manera: pidió un sándwich de lomito y se cortó la boca porque en el interior había un trozo de vidrio.

El fiscal de Distrito 1, Turno 5, Gustavo Dalma, imputó al cocinero y al encargado de la conocida lomitería cordobesa de bulevar San Juan 450, según informó el diario La Voz.

Según fuentes judiciales, la víctima concurrió al local y pidió el sándwich que le sirvieron en la mesa. Cuando comenzó a masticarlo notó que contenía algo raro, pero no advirtió que se trataba de un vidrio.

Gracias a la amiga que estaba con ella, no tragó el bocado, pero sufrió cortes en la lengua y en el paladar. Al parecer, en la cocina se rompió un vidrio y un trozo habría caído en la panera o en la plancha donde se cocinaban los bifes de lomo.

La joven fue asistida por los encargados del lugar, quienes llamaron a una ambulancia y la acompañaron.

Fuente: Minuto Uno.

Comentá y expresate