La oposición en la Cámara de Diputados no logró conseguir el quórum para realizar una sesión especial, con el fin de derogar dos decretos de Mauricio Macri: el 683/18, que estableció una reestructuración en las Fuerzas Armadas, y el 702/18, que cambió el régimen de asignaciones familiares.

A las 11.42, entre silbidos, el salteño Alfredo Olmedo pidió levantar la sesión por falta de quórum, puesto que ya habían pasado 30 minutos de la hora citada. En esos momentos, el tablero marcó 120 presentes, el mayor número que se registró este martes, pero insuficiente.

“Diputado, tengo clara su posición, pero vamos a aguardar quince minutos más”, expresó Emilio Monzó ante aplausos. “¿Por qué se sale del reglamento?”, le preguntó el diputado, para luego retirarse del recinto entre los gritos con sus colegas.

Finalmente a las 12, y luego de acordar la lista de oradores que realizarían expresiones en minoría, Monzó declaró fracasada la sesión. El FpV-PJ, el interbloque Argentina Federal y el Frente Renovador sufrieron pocas bajas. Pero a las principales bancadas igualmente no les alcanzó con los cinco miembros del interbloque Peronismo para la Victoria/Libres del Sur, los tres diputados de la izquierda, los cuatro de Unidad Justicialista (San Luis), los santafesinos Alejandro Ramos y Luis Contingiani, el mendocino José Luis Ramón, la chubutense Rosa Muñoz y la neuquina Alma Sapag.

Es que no estuvieron, a diferencia de la sesión por tarifas -cuando la oposición sí hizo fuerza en el recinto- los legisladores del Frente Cívico por Santiago, como tampoco Evolución. Este último bloque, que lidera Martín Lousteau, emitió un comunicado en el que expresó, entre otras cosas, que “tratar livianamente y sin consensos temas tan delicados como el de las Fuerzas Armadas es un acto de gran irresponsabilidad política”.

“Rechazamos el avance del decreto del Gobierno que habilita un nuevo rol de las FF.AA. sin una discusión de fondo con todo el arco político”, aclararon, pero dijeron que decidieron no dar quórum porque “creemos que temas como este no pueden definirse ni por decretos ni de forma apresurada con proyectos, que además de no contener propuestas concretas, no siguieron el curso reglamentario del Congreso”.

Es que ninguno de los 18 proyectos que incluía el temario contaba con dictamen de comisión, por ende se requerían los dos tercios de los votos para habilitarlos y aprobarlos sobre tablas. Algo que la oposición no alcanzaría y que el oficialismo estaba dispuesto a bloquear. Es que los diputados de Cambiemos andaban por las afueras del recinto, a la espera de ver fracasar la sesión, como sucedió, o preparados para bajar y dejar sin chances la aprobación de las iniciativas.

Durante las expresiones en minoría, la jefa del Frente Renovador, Graciela Camaño, advirtió que el Gobierno “quiere desmantelar las Fuerzas Armadas”, en tanto que la kirchnerista Nilda Garré denunció la instalación de una “nueva versión de la doctrina de la seguridad nacional que tienen hoy los Estados Unidos”. Por otra parte, los justicialistas Diego Bossio y Pablo Kosiner cuestionaron la medida del Gobierno sobre asignaciones familiares.

Comentá y expresate