Desde su vuelta a Boca, en julio del 2013, Fernando Gago no pudo escaparle a las lesiones. El segundo ciclo de Pintita en el club de la Ribera estuvo marcado por sus constantes problemas físicos, que lo mantuvieron alejado de las canchas. La última lesión fue la rotura del tendón de Aquiles derecho que sufrió el 9 de diciembre, en la final de la Copa Libertadores contra River en Madrid.

La inactividad de Gago colmó la paciencia de los dirigentes xeneizes, que se sentaron con el jugador este miércoles para buscar la rescisión de su contrato. Según pudo averiguar Olé, llegaron a un común acuerdo para terminar anticipadamente el vínculo del futbolista con el club, que vence a mediados del 2020.

En los últimos días de la semana, ambas partes volverán a juntarse para acordar los detalles de la salida del capitán. En Boca no gustó nada que Gago hiciera los trabajos de la recuperación de su lesión por fuera del club.

Ante su inminente partida de Boca, el futuro de Pintita es una incógnita a sus 33 años. Mientras continúa con la recuperación de su lesión, el retiro es un fantasma que merodea la cabeza del volante.

Comentá y expresate